Turismo en moto

  • 24 febrero, 2019

    Turismo en moto en Menorca

    Hay lugares en los que, dados su tama√Īo y morfolog√≠a, jam√°s pensar√≠amos que son capaces de ofrecer una pr√≥diga diversidad tur√≠stica y cultural. Menorca es uno de esos lugares. Al buscar un destino tur√≠stico e indagar en la isla, nos sorprendemos encontrando una reserva de la biosfera declarada por la UNESCO y una historia que comienza ya en la prehistoria, que habla de invasiones de v√°ndalos, de bizantinos y, finalmente, de musulmanes que la dominan durante cuatrocientos a√Īos hasta la conquista de la corona de Arag√≥n, de saqueos de piratas y de destrucci√≥n tras ataques turcos en que por poco queda abandonada, de la guerra de sucesi√≥n en que la toman los ingleses por per√≠odo de cien a√Īos, los cuales incluyeron breves etapas de dominaci√≥n francesa y espa√Īola, de puertos francos, del tratado de Amiens en que volvi√≥ a ser espa√Īola, de la guerra civil que la arruin√≥ y de la posterior recuperaci√≥n hasta la prosperidad acual, que se debe en gran parte al turismo. Y de todo ello hay vestigios. Esto y m√°s tiene la isla de Menorca, perteneciente al archipi√©lago Balear, en unos 50 kil√≥metros en su parte m√°s larga, desde la fortaleza de Isabel II, cerca de Ma√≥, hasta el Pont d’en Gil, en Ciutadella, sus dos poblaciones m√°s importantes, que se recorren en tan solo una hora. Menorca es una isla tranquila y acogedora; nunca aburrida. La isla ofrece, adem√°s de playas y calas que se suceden entre taludes rocosos, numerosas actividades deportivas y excursiones durante el d√≠a, tanto de mar como de interior, las cuales se complementan con otras tantas de ocio nocturno. Ya por econom√≠a, la moto es perfecta para desplazarse por la isla. Otra raz√≥n son las carreteras estrechas que surcan su superficie. Con tanto que ver, necesitamos una buena planificaci√≥n y agilidad...
  • 24 febrero, 2019

    Turismo en moto en Madrid

    Madrid es historia en estado puro. Nace de su casco antiguo como centro y se expande en todas direcciones como la onda de una piedra arrojada al agua. Madrid es la ciudad de las campanadas de fin de a√Īo en la Puerta del Sol, con el oso y el madro√Īo como testigos, kil√≥metro cero de todas las carreteras principales que conectan cada uno de los extremos de la pen√≠nsula como radios de una rueda. En este centro, hallamos el Madrid de los Austrias, en torno a la plaza Mayor, el Madrid de los Borbones, centro aristocr√°tico con el Palacio Real, la plaza de Oriente y la Catedral de la Almudena‚Ķ Madrid tiene arte: museos como el del Prado o el Thyssen, monumentos como Cibeles, Neptuno o la Puerta de Alcal√°, y sus enormes parques: el del Retiro, m√°gico como si se hubiera abandonado la ciudad sin haberlo hecho realmente, y la Casa de Campo, antiguo bosque real y zona de caza de Felipe II. Madrid es, adem√°s, la capital y la ciudad m√°s grande de Espa√Īa; seis veces mayor que la siguiente en el ranking y una de las m√°s pobladas de Europa. A la vista de estos datos, se intuye que la movilidad no ha de ser f√°cil. Y si a esto se a√Īade la contaminaci√≥n derivada del tr√°nsito, propia de las grandes ciudades, m√°s a√ļn. Teniendo en cuenta estos factores, Madrid ha regulado la movilidad, situando al peat√≥n como la m√°xima prioridad y dando facilidades al uso de la moto, entre otros medios de transporte alternativos o de bajas emisiones. Debido a esta regulaci√≥n, la restricci√≥n m√°s importante y contundente de tr√°nsito la encontramos en la zona denominada Madrid Central, que abarca los barrios de Sol, Justicia, Universidad, Letras, Cortes y √ďpera. Sin embargo, las motos con distintivos...
  • 24 febrero, 2019

    Turismo en moto en la costa dorada

    La costa dorada es el destino ideal para escapadas o vacaciones si preferimos amplias playas de arena, de cuya tonalidad recibe el nombre, y aguas de escasa profundidad, si nuestro inter√©s se centra en visitar decenas de patrimonios de la humanidad declarados por la UNESCO, si pretendemos darle gusto al paladar con la gastronom√≠a o si, simplemente, queremos estimular los dem√°s sentidos con paisajes de mar o de monta√Īa. Situada en la provincia de Tarragona, en Catalu√Īa, entre los l√≠mites de la provincia de Barcelona y del Delta del Ebro, la costa dorada es una policrom√≠a de sensaciones a disfrutar a trav√©s de sus seis comarcas. As√≠ pues, en las costeras encontramos, en el Baix Pened√®s, playas, vi√Īedos y balnearios, donde tambi√©n degustar un plato t√≠pico: la Xatonada; construcciones romanas en el Tarragon√®s (el Arco de Ber√†, el Puente del Diablo en Tarragona o los conjuntos arqueol√≥gicos de Els Munts, en Altafulla, y de Centelles, en Constant√≠), y en la comarca del Baix Camp, edificios modernistas y el museo del vermut de Reus, el museo del aceite en Vandell√≤s, castillos medievales y rutas de senderismo en las monta√Īas de Prades. Y en el interior, monasterios como el de Santa Mar√≠a de Poblet, el m√°s famoso de la ruta del Cister, y el castillo templario de Barber√† de la Conca, en la comarca de la Conca de Barber√†, castellers y cal√ßots en la del Alt Camp y los vinos del Priorat. Dentro de esta zona de tan variada oferta tur√≠stica y cultural, podemos elegir un destino concreto o una ruta de entre las incontables que √©sta permite. Hay rutas espec√≠ficas para coches, para motos o a pie, cuya informaci√≥n puede hallarse en una ingente cantidad de p√°ginas web, tanto de litoral como de monta√Īa o combinadas. A todos estos destinos, salvo...
  • 20 febrero, 2019

    Turismo en moto en la costa brava

    La costa brava se encuentra en el litoral de la provincia de Girona, en Catalu√Īa. Tiene una extensi√≥n de 214 kil√≥metros desde el municipio de Blanes hasta la frontera con Francia. Su denominaci√≥n resulta de lo m√°s apropiada para una zona costera escarpada en la que mar y monta√Īa se entrelazan en perfecta armon√≠a. El verde predomina hasta llegar a las aguas transparentes, de azul cristalino o que reflejan el color de la vegetaci√≥n seg√ļn el lugar desde donde se mire. Abundan los espacios naturales protegidos como Cap (cabo) de Creus o Aiguamolls (marismas) del Empord√†, as√≠ como muchos pueblos que todav√≠a conservan el encanto de su tradici√≥n pesquera y marinera. Es, sin duda, una de las zonas m√°s hermosas del mediterr√°neo. La costa brava se aleja de la autopista principal que lleva a Francia, la AP-7. Hasta Blanes, las diferentes autopistas o autov√≠as discurren paralelas a la costa; a partir de aqu√≠, emprenden un recorrido ascendente hacia el norte, pasando por poblaciones de interior como la capital de la provincia, la ciudad de Girona, o Figueres, sede del museo Dal√≠, preservando y delimitando de alg√ļn modo la zona costera. Esto no quiere decir que la costa brava est√© incomunicada o sea de dif√≠cil acceso. Desde la autopista, parten autov√≠as y carreteras que se van ramificando como capilares venosos, conectando cada uno de los rincones de la costa brava. Si lo que el viajero quiere es visitar un pueblo o tomar el sol y ba√Īarse en alguna de sus abundantes playas o calas, puede llegar mediante autocares, una combinaci√≥n de tren y autob√ļs interurbano o con veh√≠culo propio. Ahora bien, la conexi√≥n entre poblaciones es, a menudo, por carreteras estrechas que discurren paralelas a la costa abrupta, con impresionantes acantilados de frondosa vegetaci√≥n a un lado o que llegan a...
  • 20 febrero, 2019

    Turismo en moto en Barcelona

    La ciudad de Barcelona lidera, entre otras, el turismo mundial. De levante a poniente y de monta√Īa a mar -o dicho de otro modo, desde el F√≥rum hasta el castillo de Montju√Įc y desde el Tibidabo hasta sus playas. Barcelona ofrece una enorme diversidad de lugares para visitar: museos, monumentos, edificios hist√≥ricos civiles o religiosos, parques, plazas‚Ķ En resumen, infinidad de rincones de incuestionable inter√©s cultural y tur√≠stico. Ha sido, adem√°s, sede de los juegos ol√≠mpicos de 1992, acontecimiento que propici√≥ la abertura al mar y, en general, una renovaci√≥n de la ciudad que signific√≥ un antes y un despu√©s, otro m√°s, en su larga trayectoria de sucesos hist√≥ricos, situ√°ndose en los mapas y gu√≠as de viajes como destino tur√≠stico imprescindible. A esto habr√≠a que a√Īadir, en caso que el viaje coincida con fechas se√Īaladas, los eventos de fiestas populares y tradicionales como La Merc√©, fiesta mayor de Barcelona, el d√≠a de Sant Jordi, la verbena de Sant Joan o la fiesta mayor de Gracia, o de d√≠as conmemorativos como la Diada Nacional de Catalu√Īa. Para desplazarse y poder visitarlos, la ciudad dispone de una amplia red de transportes p√ļblicos, ya sea en autob√ļs, metro, ferrocarril, tranv√≠a o taxi. No obstante, aunque buena y adecuada, puede resultar inconveniente si se quiere ver el m√°ximo de lugares posibles en un viaje de corta duraci√≥n, o no tan corta cuando hay tanto que ver. Es decir: se puede perder un tiempo muy valioso mientras se espera que llegue el transporte, en los trasbordos o en los atascos inherentes de las horas punta, por no mencionar que, durante los eventos a que hac√≠amos referencia, se cortan calles al tr√°nsito De modo que tenemos dos opciones: planificamos el viaje teniendo en cuenta esta p√©rdida de tiempo y escogemos cuidadosamente aquello que m√°s nos atraiga...