Día y noche en la montaña con tu pareja

A veces las parejas suelen preguntarse qué es mejor ¿día de playa o día de montaña? Y la respuesta dependerá en que parte de la relación se encuentren y lo que busquen en el viaje a realizar.

Si su meta es absoluta y plena diversión, la playa es la respuesta, pero si por el contrario buscan establecer más confianza con tu pareja mientras te diviertes la montaña es el camino que debes elegir.

La montaña es uno de los destinos favoritos de las parejas consolidadas por la intimidad que pueden desarrollar estando solos en la naturaleza apreciando virtudes y defectos del otro mientras disfrutan de un buen plan.

Montaña en el día

Un día en la montaña puede contemplar muchas actividades ya que en ellas existen riachuelos en donde perfectamente pueden tomar un baño de agua fría para activar tu energía.

También pueden caminar disfrutando del aire fresco y de una hermosa vista de la ciudad acompañados de la persona que más quieren en el mundo, su pareja.

Pueden escalar, andar en bicicleta haciendo Trail Biking o plantearse el ascenso a lo más alto, trazarlo como metáfora y juntos conseguir la meta anhelada física y mentalmente. Además llegando a la meta conseguirán la mejor vista de la ciudad que pueden imaginar.

Una vez en la cima podrían realizar un picnic con los alimentos de su preferencia, una buena bebida, un snack energético y fortalecer su relación con una charla en la intimidad que solo una montaña bien alejada te puede brindar.

Montaña en la noche

Todos los planes que mencionamos son para el día, pero la montaña de noche puede ser más divertida que de día.

Actualmente hay personas que realizan Trail Running de noche y a pesar de que puede ser un poco más peligroso por el riesgo a perderse puede ser un plan divertido si la montaña cuenta con la señalización apropiada.

Además de ello existe la posibilidad de dormir en la montaña, sea en una posada o acampando.

Acampando o en hoteles?

Esta es la modalidad más divertida y romántica para una pareja, acampar en la montaña los ayudará a fortalecer lazos y a confiar más el uno en el otro después de una charla a la luz de la luna con una fogata y una vista envidiable que pasará su relación directamente a otro plano por la noche más romántica de sus vidas.

En un hotel o posada en la montaña pierden parte del encanto 100% natural que pueden conseguir acampando, pero sigue siendo un buen plan ya que las posadas en las montañas suelen estar alejadas de la multitud de la ciudad además de tener un clima perfecto para dormir en pareja y una locación que favorecerá la intimidad que una pareja siempre necesita.

La montaña es uno de esos planes que nunca está como primera opción de una pareja joven, pero lo que no saben es que una vez que realicen ese paseo su percepción de las cosas, de su pareja y hasta de sus viajes será totalmente diferente.