10 preguntas incomodas que no deberías hacerle a tu jefe

Cuando trabajas en una empresa o en cualquier sector público, ya sea que tienes tiempo o estas comenzando en el trabajo, es necesario tener una buena relación con el Jefe, esto nos ayuda a sentirnos bien en ese ambiente y se trabaje mejor, por lo tanto será más productivo.

Pero a medida que estas relaciones se van haciendo más fuerte, mayor confianza vas a tener y con el tiempo podrás entablar ciertas conversaciones con tu jefe. Por supuesto, esto va a depender de la actitud del jefe, si es una persona abierta o muy cerrada que no permite que sus empleados se comuniquen con él, si no solo a través de la persona que el designe.

Por el contrario, si tu jefe es abierto, tiene muy buena relación con sus empleados, esto te permitirá acércate a él, logrando con el tiempo mayor grado de confianza y mejor comunicación.

Cualquiera que sea la actitud de tu jefe, siempre debes evitar hacer preguntas que generen incomodidad y pueda entorpecer la relación que tengas en el trabajo. Te preguntarás, cuales serán estas preguntas. En este artículo te daremos diez preguntas incomodas que no le deberías hacer a tu jefe.

  • ¿No hay otra persona a la que le puedas asignar este trabajo?
  • ¿Todas estas responsabilidades, forman parte de lo que me corresponde en mi trabajo?
  • ¿Te diste cuenta que ella está llegando tarde, o es la consideras especial?
  • ¿Escuchaste lo que dijo ella de lo que le mandaste hacer?
  • Ella no tu esclava, le mandas demasiado trabajo.
  • Este trabajo extra que me dices que haga ¿Qué beneficio personal me traerá?
  • Por hoy trabaje mucho ¿lo puedo dejar para mañana?
  • Tengo muchas cosas que hacer en casa hoy ¿Puedo irme más temprano?
  • ¿Le pagas a ella, el mismo sueldo que me estas pagando a mí?
  • ¿Sera que aprovechemos que no hay mucho trabajo esta tarde, y nos vamos a tomarnos algo?

Así, que por más confianza que tengas con tu jefe, debes de cuidarte de este tipo de preguntas, que solo podrían hacer que la relación amistosa que hayas establecido se malogren y puede repercutir de forma negativa en tu trabajo.

Recuerda, que todo tiene su límite. Por más confianza que se tenga, es tu jefe. Así, que ten en cuenta que en el trabajo no puede ser tu amigo, es tu jefe y debes de cuidarte de hacerle ciertas preguntas que le generen incomodidad, por más confianza que te haya dado.

Pero, esto no te impide tener una relación de cordialidad y amistad con tu jefe, nada más debes mantener la distancia y el respeto en tu sitio de trabajo. Esto no implica que no puedas plantearle una que otra inquietud a tu superior, solo que antes de hacerla piensa si es una pregunta imprudente, y puede ser que no le agrade.