Preguntas que no le harías a una mujer

Hay preguntas que es mejor no hacerlas y mucho menos a una mujer. El caso es peor aún si las cuestiones vienen de parte de un hombre, si eso ocurre es prácticamente seguro que cualquier relación de amistad o mayor no funcionará.

Aunque muchas veces no se diga en voz alta existe un código que nos permite decir o preguntar ciertas cosas sin crear una mala vibra, sobre todo entre personas que no se conocen mucho. Cuando hay más confianza la situación es diferente.

No siempre vale lo que te decían en el colegio de que ninguna pregunta es tonta, porque hay ciertas cosas que no puedes preguntar sin que te vean de mala manera o simplemente te dejen sin respuesta. Estas son algunas de las preguntas que no deberías hacerle a una mujer.

Preguntas que no debes hacerle a una mujer

  1. ¿Engordaste?
    A ninguna mujer le gusta que le digan gorda, cada una conoce su cuerpo mejor que nadie y si alguien más se dio cuenta del cambio, es obvio que ella se dio cuenta primero. Hacer esta clase de peguntas solo hiere sus sentimientos y su autoestima.
  2. ¿Estás embarazada?
    Si le preguntas a una mujer si está embarazada y esta no lo está, la molestia es mucha porque implica que le estás diciendo gorda. Por otra parte, si está embarazada la pregunta puede sonar superficial y redundante.
    Además una mujer en estado suele comer mucho más y ganar peso, por lo que lo más recomendable es evitar hacer esta pregunta directamente.
  3. ¿Con cuántos hombres has salido?
    Esta es una pregunta que puede hacerse cuando hay más confianza, pero si estás conociéndola apenas puede resultar ofensiva. Si ella no te quiere decir, lo mejor es olvidar el tema y pasar a otro asunto. Sin importar si el número es muy alto o muy bajo, ella probablemente se sienta incómoda respondiendo. Lo mejor es no forzar a sacar este tipo de secretos.
  4. ¿Estás en tus días?
    Esta pregunta y sus variantes son insultantes por donde se vea. Implica que crees que está como loca. Cada mes las mujeres sufren cambios hormonales que también influyen en el humor y el estado de ánimo, pero esto es totalmente natural y no porque ella así lo deseara.
    Asumir que cualquier mujer, novia, esposa, amiga, hermana, está actuando diferente a como lo haría normalmente debido a su periodo es maleducado y una relación puede comenzar a deteriorarse.
  5. ¿Qué edad tienes?
    Desde hace mucho tiempo es sabido que esta pregunta es odiada por las mujeres. Si ella no te lo ha dicho lo mejor es no preguntarlo, ni siquiera acercarse al tema. En parte es porque muchas mujeres creen que al revelar su edad, las personas no percibirán su belleza de la misma manera.
  6. ¿A quién te estas copiando con ese corte de pelo?
    Esta pregunta aplica para cuando ves a una mujer con un estilo raro de corte de cabello y es una pregunta insensible de todas las formas. Puede ser que no tomara una buena decisión en cuanto al peinado que quería o puede ser que el peluquero no lo supo hacer y por eso terminó con el corte que tiene.
    Lo mejor es no comentar nada, a menos que ella misma haga comentarios sobre su situación.
  7. ¿Te operaste?
    Si sabes de alguien que se iba a someter a una operación estética lo mejor es ser discreto y no preguntar directamente o de lo contrario, puede resultar herida la persona. Recuerda que los efectos de este tipo de operaciones pueden durar hasta semanas y mientras tanto hay que vivir con los resultados.
  8. ¿Quién es mejor, tu ex o yo?
    Aparte de ofenderla a ella al preguntar algo como esto, te ofendes a tu mismo si la repuesta no es satisfactoria para ti, además demuestra que eres inseguro en la relación. Si ella está contigo en ese momento es porque le importas y la respuesta debería ser evidente, así que lo mejor es ahorrarse preguntas de este estilo.
  9. ¿Usarás ese vestido?
    Sin importar quién sea el que haga la pregunta, novio, esposo, amiga, hermana, el efecto es hiriente. Si ya llegaron al lugar donde debían estar, no hay forma de cambiarse el vestuario y preguntar algo como esto es inútil y solo logra bajar la confianza de ella.
    Si realmente la ropa que lleva puesta no es favorecedora o simplemente es fea, lo mejor es guardarse el comentario en ese momento y en alguna otra ocasión decirle que hay mejor opciones de ropa que le podrían quedar mejor.
  10. ¿Te puedo besar?
    En una primera cita es normal tener dudas y preguntarse si es posible besar a la chica y que ella no se moleste, en ese momento los nervios son muchos. Sin embargo, lo mejor es atreverse y tener valentía para dar el beso sin tener que pedirlo, probablemente es lo que ella también espera.
    Algunas veces el preguntar arruina el momento, la chica puede pensar que no tienes experiencia o no sabes leer las señales que te manda. Lo mejor es atreverse y si sale bien, ella devolverá el beso, si sale mal al menos habrás ganado experiencia.
  11. ¿Te parezco atractivo?
    Otra vez durante una primera cita con una mujer, o si ya llevas tiempo saliendo con ella, es conveniente evitar este tipo de preguntas. Si ella está contigo es porque al menos una parte de ti debe gustarle.
    Si responde la pregunta de forma negativa, herirá tus sentimientos. Realizar esta clase de preguntas también demuestra inseguridad y falta de confianza en ti mismo, algo que no es muy atrayente.
  12. ¿Puedes pagar la cuenta?
    Aunque las mujeres de hoy en día son muy independientes y no tienen problemas en pagar un almuerzo o una cena, la historia es diferente si ella es invitada.
    Si un hombre la invita a salir, lo justo es que el pague la cuenta. Si ella se ofrece a pagar la mitad, perfecto. Si no, ni te molestes en preguntar porque sólo quedaras mal y a ella no le quedaran ganas de ir a otra cita contigo.