Dalí

  • 20 febrero, 2019

    Turismo en moto en la costa brava

    La costa brava se encuentra en el litoral de la provincia de Girona, en Catalu√Īa. Tiene una extensi√≥n de 214 kil√≥metros desde el municipio de Blanes hasta la frontera con Francia. Su denominaci√≥n resulta de lo m√°s apropiada para una zona costera escarpada en la que mar y monta√Īa se entrelazan en perfecta armon√≠a. El verde predomina hasta llegar a las aguas transparentes, de azul cristalino o que reflejan el color de la vegetaci√≥n seg√ļn el lugar desde donde se mire. Abundan los espacios naturales protegidos como Cap (cabo) de Creus o Aiguamolls (marismas) del Empord√†, as√≠ como muchos pueblos que todav√≠a conservan el encanto de su tradici√≥n pesquera y marinera. Es, sin duda, una de las zonas m√°s hermosas del mediterr√°neo. La costa brava se aleja de la autopista principal que lleva a Francia, la AP-7. Hasta Blanes, las diferentes autopistas o autov√≠as discurren paralelas a la costa; a partir de aqu√≠, emprenden un recorrido ascendente hacia el norte, pasando por poblaciones de interior como la capital de la provincia, la ciudad de Girona, o Figueres, sede del museo Dal√≠, preservando y delimitando de alg√ļn modo la zona costera. Esto no quiere decir que la costa brava est√© incomunicada o sea de dif√≠cil acceso. Desde la autopista, parten autov√≠as y carreteras que se van ramificando como capilares venosos, conectando cada uno de los rincones de la costa brava. Si lo que el viajero quiere es visitar un pueblo o tomar el sol y ba√Īarse en alguna de sus abundantes playas o calas, puede llegar mediante autocares, una combinaci√≥n de tren y autob√ļs interurbano o con veh√≠culo propio. Ahora bien, la conexi√≥n entre poblaciones es, a menudo, por carreteras estrechas que discurren paralelas a la costa abrupta, con impresionantes acantilados de frondosa vegetaci√≥n a un lado o que llegan a...