Oso y el madro├▒o

  • 24 febrero, 2019

    Turismo en moto en Madrid

    Madrid es historia en estado puro. Nace de su casco antiguo como centro y se expande en todas direcciones como la onda de una piedra arrojada al agua. Madrid es la ciudad de las campanadas de fin de a├▒o en la Puerta del Sol, con el oso y el madro├▒o como testigos, kil├│metro cero de todas las carreteras principales que conectan cada uno de los extremos de la pen├şnsula como radios de una rueda. En este centro, hallamos el Madrid de los Austrias, en torno a la plaza Mayor, el Madrid de los Borbones, centro aristocr├ítico con el Palacio Real, la plaza de Oriente y la Catedral de la AlmudenaÔÇŽ Madrid tiene arte: museos como el del Prado o el Thyssen, monumentos como Cibeles, Neptuno o la Puerta de Alcal├í, y sus enormes parques: el del Retiro, m├ígico como si se hubiera abandonado la ciudad sin haberlo hecho realmente, y la Casa de Campo, antiguo bosque real y zona de caza de Felipe II. Madrid es, adem├ís, la capital y la ciudad m├ís grande de Espa├▒a; seis veces mayor que la siguiente en el ranking y una de las m├ís pobladas de Europa. A la vista de estos datos, se intuye que la movilidad no ha de ser f├ícil. Y si a esto se a├▒ade la contaminaci├│n derivada del tr├ínsito, propia de las grandes ciudades, m├ís a├║n. Teniendo en cuenta estos factores, Madrid ha regulado la movilidad, situando al peat├│n como la m├íxima prioridad y dando facilidades al uso de la moto, entre otros medios de transporte alternativos o de bajas emisiones. Debido a esta regulaci├│n, la restricci├│n m├ís importante y contundente de tr├ínsito la encontramos en la zona denominada Madrid Central, que abarca los barrios de Sol, Justicia, Universidad, Letras, Cortes y ├ôpera. Sin embargo, las motos con distintivos...